Ya estamos en la estación más calurosa del año.  El verano ya está aquí y por delante quedan varias semanas para descansar, disfrutar de las noches al aire libre, estar con los amigos y la familia e ir a la playa y la piscina. Pero, ¿qué hay de entregar nuestro tiempo a los demás? Asier Izura, alumno de 2º de Bachillerato, lo tuvo claro el año pasado y pasó una semana en un campo de trabajo de las Hermanas Vedruna en Francolí. “Fue una experiencia única, inolvidable en la que aprendí valores y el respeto hacia los más mayores. Además, me di cuenta de que con una sonrisa de cara a cara puedes hacer feliz a alguien por un día, olvidando sus problemas, sus enfermedades…”, explica este alumno. 

Asier explica que, para él, dando su tiempo a los demás, se recibe mucho más de lo que se da. “Es una experiencia que siempre la recordarás con orgullo, ya que a pesar de ser un campo de trabajo en el que ayudas a los demás , también te rodeas de personas de diferentes lugares de España. No tienes ningún problema en ningún momento y siempre está contigo un monitor para atender cualquier duda. Sobre todo, me llevé una gran satisfacción de haber hecho este voluntariado y me sentí muy contento por aportar mi tiempo libre a los demás”, relata.

Tanto Asier como otros alumnos de Bachillerato compartieron sus experiencias solidarias el pasado 30 de abril en la tradicional ronda de voluntariado y animaron a otros compañeros a hacer lo mismo este verano. Las opciones, como pudieron comprobar, son muchas y variadas: desde trabajar en la protectora de animales, a acudir a campamentos urbanos con niños en riesgo de exclusión o colaborar en Anfas en las clases de natación. 

Aquí dejamos un enlace con toda la oferta.